Aunque hemos reducido el horario, seguimos manteniendo los ambientes de aprendizaje que tanto gustan a los niños, en esta ocasión trabajamos:

  • Miniarco: lo vamos complicando un poquito más.
  • Tangram: para trabajar de forma lúdica la orientación y estructuración espacial,  la coordinación visomotora, la atención, el razonamiento lógico espacial y la percepción visual.
  • Juegos de mesa: como “la carrera de trineos” o “la ovejita Miraflor”.  Son juegos sencillos para que practiquen el  respetar las reglas, guardar el turno,  el conteo y aprendan a jugar solos y a organizarse.