Seguimos con los animales salvajes “diseñando” nuestra propia selva. Además, a través de un cuento en el que una arañita no sabe tejer, los niños han “tejido” sus propios animales.

¡Una maravilla de trabajos!